Visitar Batu Caves en Kuala Lumpug (Malasia)

No es que sea una visita imprescindible si alguna vez visitas Kuala Lumpug, pero no está de más una visita a Batu Caves si vas a pasar más de 2 días en la capital de Malasia.

Kuala Lumpug es una ciudad tan enorme como caótica donde se mezclan la modernidad, cuyo máximo exponente son las Torres Petronas, pasando por la Torre Menara y llegando a lo más tradicional como pueda ser China Town, hoy convertido en un mercadillo de imitaciones y falsificaciones, Little India o las distintas mezquitas que podemos encontrar a lo largo de la ciudad.

Kuala Lumpug podemos aprovecharla en 2 días completos. Visitar los lugares más típicos y turísticos de la ciudad, intentar subir a las Torres Petronas, o visitar su parque durante la noche. Si no hemos tenido suerte con las subida a las Petronas, siempre podemos subir a la Torre Menara, una perdida de tiempo según mi opinión, o dedicar una mañana a visitar las Batu Caves situadas a las afueras de Kuala Lumpug.

¿Que son las Batu Caves?

batu caves
Templo a la entrada de Batu Caves

Batu Caves son unas inmensas cuevas situadas en una montaña a las afueras de Kuala Lumpug. En dichas cuevas se localizan distintos templos Indues que sirven de lugar de peregrinación.

La imagen más conocida de Batu Caves son sus largas y empinadas escalinatas hasta el interior de una de las cuevas, la más grande, presidida por una gran estatua dorada de una diosa Indú.

batu caves
Escaleras de subida

 

A parte de todo el conjunto que forma las Batu Caves, entre los turistas corre la leyenda de los monos roba todo que pueblan las Batu Caves. No es extraño ver a estos monos en las escaleras de subida a la cueva principal de Batu Caves. Cuenta la leyenda que están esperando el descuido del turista para robarle lo que sea, incluso pueden ser agresivos. Sea cual sea el caso, en nuestra visita si nos encontramos a estos monos, pero en ese momento no vimo ningún intento de apropiación indebida ni ningún comportamiento violento. Pero siempre hay que andar con precaución.

Llegar a Batu Caves desde Kuala Lumpur:

La mejor forma de trasladarse desde Kuala Lumpug hasta Batu Caves es en tren. Desde la Estación Central de Kuala Lumpug, KL Sentral, salen trenes hacia las Batu Caves con bastante frecuencia y además bastante asequibles.

La parada de monorail más cercana a KL Sentral es Sentral, donde tan solo hay que cruzar la calle y acceder al edificio de KL Sentral. Subiendo al Hall principal encontraremos las ventanillas y acceso a los distintos andenes.

La compañía que traslada hasta Batu Caves es KTM Komuner. Está perfectamente indicada con un cartel. Además, en la ventanilla de tickets veréis un cartel con los horarios y precios a las Batu Caves. En el momento en el que nosotros realizamos el trayecto el precio era de 4 RM por persona (Ida y Vuelta).

batu caves
Detalle en Batu Caves

El acceso al anden se hace por la misma ventanilla. Tenéis que tener en cuenta una cosa. Aunque haya establecido un horario, lo más normal es que el tren llegue con bastante retraso a KL Sentral, por lo que podéis apurar  la entrada al anden y aprovechar para comer, ir al baño o descansar. Una vez que bajéis al anden, que está situado en la parte de abajo, el calor os comerá literalmente, no hay servicios ni máquinas para comprar bebidas, y no podréis salir al Hall.

Fue lo que nos pasó a nosotros, que con el tren programado para las 10:30 horas, estuvimos como una hora y media esperando la llegada. Eso si, siempre van avisando por megafonía y en los paneles indicativos el retraso que va sufriendo el tren.

Lo primero que llama la atención al acceder al andén son los carteles rosa que cuelgan del techo hacia la mitad de la pasarela y que indica el lugar donde paran los vagones rosas. Vagones única y exclusivamente para mujeres, algo muy común en varios países pero bastante extraño en Europa. Por lo demás, el tren es un tren normal, tipo metro, que los primeros kilómetros los hace bajo tierra hasta salir de Kuala Lumpug, donde sale a la superficie hasta llegar a Batu Caves, después de unos 15 -20 minutos de trayecto.

Una mañana en Batu Caves:

La estación de tren de Batu Caves es relativamente nueva, se ve limpia y con unos aseos bastante decentes. De la estación a la entrada de las Batu Caves hay a penas 100 metros, por una especie de calle donde se colocan a ambos lados vendedores ambulantes. Es un sitio idóneo para comprar algo de agua y fruta.

batu caves
Llegando a la cueva

La entrada al recinto es completamente gratis y se accede a una inmensa explanada a los pies de la montaña donde se localizan los distintos templos. Algunos de ellos como los que ofrecen una visita por el interior de las cuevas son de pago, pero la cueva principal es de acceso gratuito y la identificaréis enseguida por su larga escalera de subida y su enorme figura dorada a los pies.

Son casi 300 escalones de subida, algunos tramos algo empinados y con poco espacio para los pies, pero siempre hay un descansillo donde poder pararse a tomar aire e hidratarse, aunque te encuentre con un personaje como el que nos indicaba que no parásemos para no crear un tapón en las escaleras.

Durante la subida vimos a los famosos monos de las Batu Caves. Esos monos «delincuentes» que esperan el descuido o algo de comida. No se si sería el día, el calor o la humedad, pero nosotros no nos vimos amenazados por los monos, aún así tomamos la precaución de llevar las mochilas bien atadas y cerradas, la cámara de foto en bandolera y subir por el lado más alejado a la arboleda.

batu caves
Acceso a la cueva

A medida que nos acercábamos a la cima, una chirriante y repetitiva música se hacía cada vez más fuerte. Una vez arriba comprobamos que se trataba de a música que salía de un puesto de souvenirs que inundaba toda la cueva con estruendo.

Dentro de Batu Caves, tras bajar unos pocos escalones, un gran espacio con un templo a nuestra izquierda. A la entrada, varias familias reponían fuerzas comiendo en el suelo.

La gran cueva está iluminada gracias a la luz que accede a ellos por a la gran apertura superior al fondo de la misma. Tras subir unas pequeñas escaleras se accede a ese espacio abierto dentro de la cueva que está ocupado por un templo y desde donde se puede tener una panorámica del conjunto de la cueva.

batu caves
Interior de la cueva

Es lo principal de Batu Caves. Hay otros templos, como os he dicho a los que se puede acceder mediante pago y que prometen una visita por el interior de las cuevas. También hay lugar para comer. A escasos 50 metros hay varios bares – restaurantes.

batu caves
Vista del Interior

Regreso a Kuala Lumpug desde Batu Caves:

Desde la misma estación de llegada a Batu Caves se regresa a Kuala Lumpug. Un luminoso indica el tiempo de espera hasta el próximo tren y tras unos 20 minutos, se vuelve a llegar a KL Sentral.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Subscribe
Notify of

1 Comment
Inline Feedbacks
View all comments