Hotel barato en Estocolmo. Hotel Freys un hotel centrico

Una vez que nos decidimos por realizar una escapada de fin de semana a Estocolmo, quedaba lo más difícil, encontrar un hotel barato en Estocolmo donde alojarnos las 3 noches que íbamos a estar allí.

Lo primero de todo era saber cual es la mejor zona para alojarse en Estocolmo, es decir aquella zona que nos permitirá poder desplazarnos a todas las atracciones turísticas de Estocolmo sin problemas y además que fuera lo suficientemente tranquila.

La mejor zona para alojarse en Estocolmo

No cabe duda, por lo que leímos, que la mejor zona de Estocolmo para buscar un buen hotel era la zona más próxima a la Estación Central de Estocolmo y a la concurrida Plaza de Sergels Torg, zona donde se localizan bastantes hoteles en Estocolmo.

La zona comprendida entre las calles Vasagatan, Olof Palmes Gata y Jakobsgatan incluyen bastantes hoteles dada su proximidad a los principales puntos de interés turísticos en Estocolmo.

Encontrar un hotel barato en Estocolmo no es fácil, más que nada por que Estocolmo no es una ciudad barata, pero siempre puedes ir mirando ofertas en webs de hoteles o en buscadores de internet y encontrar precios atractivos.

Hotel Freys, un hotel barato en Estocolmo

Una vez decidida la zona quedaba lo más difícil, encontrar un hotel barato en Estocolmo y que estuviese en esa zona en particular.

Hotel barato en Estocolmo
Cama de la habitación Hotel Freys

De entre toda la oferta hotelera que encontramos, nos llamó la atención el Hotel Freys, del que leímos buenas críticas en Tripadvisor y para el que encontramos un buen precio en la web de Central de reservas. Mejor incluso que en la propia web del hotel o en otros buscadores.

Como se adaptaba a lo que queríamos nos decidimos a reservarlos con lo que al final las 3 noches de hotel con desayuno nos costó 380€. Un hotel barato en Estocolmo comparado con el precio de otros hoteles de la misma zona.

Localización del Hotel Freys de Estocolmo

El Hotel Freys de Estocolmo no puede estar en mejor zona si planeas escaparte a la capital de Suecia un fin de semana y no quieres perder mucho tiempo en desplazamientos.

El Hotel Freys se encuentra en la Calle Bryggargatan, junto al Instituto Cervantes de Estocolmo y frente a la Estación del Arlanda Express.

A 200 metros subiendo por Bryggargatan se llega a la céntrica y concurrida calle comercial de Drottninggatan y a la Plaza de Sergels Torg.

Bajando por Vasagatan desde el Hotel Freys se llega a la Estación Central de Estocolmo en 3 minutos y por esa misma calle en 10 minutos se llega al Ayuntamiento de Estocolmo y a la impresionante Gamla Stan o Ciudad Vieja de Estocolmo.

Hotel barato en Estocolmo
Escritorio de la habitación Hotel Freys

Instalaciones del Hotel Freys de Estocolmo

El Hotel Freys ocupa un edificio de 7 plantas que hace esquina con las calles Vasagatan y Bryggargatan teniendo la entrada principal por esta última.

En su planta baja, junto con la recepción, el hotel tiene un restaurante de cocina Belga que hace las veces de comedor durante el desayuno.

El hotel dispone de 2 ascensores para acceder a las distintas plantas. En el sótano se encuentra el parkin y la sauna del hotel, en la primera planta habitaciones y salas de conferencias y en la segunda planta máquina de hielo y habitación de planchado además de habitaciones. El resto de plantas son solo para habitaciones.

Todos los pasillos son muy luminosos ya que tiene grandes ventanales que les da la suficiente luz para que se vean muy vivos.

La habitación del Hotel Freys

Nuestra habitación no es que fuera muy grande, pero tampoco pequeña como para sentirse agobiado o con falta de espacio. Calculamos a ojo unos 15 metros cuadrados.

La habitación está decorada como el resto del hotel, estilo años 20 pero sin dar sensación de antiguo, en tonos suaves y azules.

Hotel barato en Estocolmo
Aseo de la habitación Hotel Freys

Una gran ventana le da luz a la habitación y la hace alegre y viva gracias también al color celeste y crema del papel con el que está decorada la pared.

Se accede a la habitación con llave tradicional, por lo que no hace falta tarjeta para activar la luz.

A la derecha nada más entrar, el aseo. Pequeño pero bastante bien distribuido y equipado que recuerda mucho a los aseos de los hoteles Ibis.

Un gran espejo en uno de los lados donde también está el lavabo y en un segundo nivel espacio para dejar los enseres de aseo personales.

Al lado el water y junto a este, en la otra pared, la ducha que se separa del resto mediante una efectiva mampara abatible que no deja que el resto del baño se moje.

El aseo está bien iluminado y dispone de secador de toallas, gel, crema corporal, vasos y secador de pelo.

En nuestro caso la cama de matrimonio era en realidad dos camas de 90 pegadas. Colchones cómodos cubiertos con un cubre colchón y sobre este una especie de colchoneta acolchada. Colcha fina y nórdico como ropa de cama.

Frente a la cama la pantalla de Tv colgada de la pared. A un lado de la cama, junto la pared del baño, un pequeño armario sin puertas con barra y perchas y donde está el minibar.

En el otro lado de la cama una mesilla y espacio para un escritorio y dos sillones.

La habitación no tiene aire acondicionado, algo que no es muy necesario en Estocolmo, pero si tiene una curiosa calefacción anclada en el techo.

El servicio de caja fuerte está en recepción y en la habitación tan solo encontramos termo de agua y sobre de té y café gratuitos, el resto de bebidas y aperitivos son de pago.

Además, la habitación como el resto del hotel, disponen de wifi gratuito con muy buena señal y bastante velocidad.

Calidad del sueño

La verdad es que no tuvimos ninguna pega. Si algunos contratiempos típicos de cuando duermes en una cama que no es la tuya.

En mi caso me sentí incómodo con los cojines que se utilizan como almohada, ya que estoy acostumbrado a dormir con almohada clásica. Además, al no poder meter bajo el colchón el nórdico, en más de una ocasión me vi con los pies al aire.

Otra de las cosas en las que me fijé fue el ligero ruido que hacía la calefacción. Esta solo la encienden por la noche, con lo que por la tarde hace un poco de frío en la habitación, pero por la noche emite un ligero zumbido que aunque a mi no me molestó en nada para dormir, entiendo que alguien pueda obsesionarse con él.

Hotel barato en Estocolmo
Pantalla Tv de la habitación Hotel Freys

Por último, otro de los puntos flojos es la cortina de la ventana. El ventanal dispone de dos puertas y un espejo en medio. Las dos puertas tiene persianas exteriores del tipo estor y su eficacia para evitar la luz es casi nula.

Las cortinas opacas de la ventana tiene el tamaño justo de esta y por lo tanto dejan pasar la luz por los bordes con lo que es más que habitual encontrarte la habitación en penumbra cuando sale el sol y eso en marzo es a las 5:30 de la mañana.

El desayuno en el Hotel Freys

Había leído algunas críticas y comentarios de que el desayuno del Hotel Freys era escaso. Sinceramente creo que el desayuno tipo buffet del Hotel Freys es más que correcto, teniendo en cuenta que es un hotel barato en Estocolmo para lo que se puede reservar en la ciudad.

El desayuno se ofrece en el restaurante del hotel. Tiene un horario de 6:30 a 10 horas los días de diario y de 7:30 a 11 horas los sábado y domingos.

Es un desayuno tipo buffet donde se puede encontrar huevos revueltos, huevos cocidos, salchichas, bacon, albondigas, fiambres, quesos, cereales, ensaladas, lácteos, cafe, zumos, infusiones, bollería, pan, etc.

Un buffet bastante completo y que es repuesto siempre que algo se agota.

Las horas más concurridas son entorno a las 8:30 de la mañana, teniendo en cuenta que en Estocolmo las tiendas y atracciones turísticas no abren hasta las 10 horas.

Hotel barato en Estocolmo
Botonera del ascensor Hotel Freys

Mi valoración sobre el Hotel Freys

Estando en una ubicación inmejorable y con un trato y una atención exquisita por parte del personal, además de ser un hotel barato en Estocolmo comparado con el precio de otros hoteles de la misma zona, tengo que decir que repetiría mi estancia en el hotel.

He estado muy a gusto en él y pese a que hay cosas que mejorar en la habitación, son cosas sin importancia para mi que no empañan mi estancia en él.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 7

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Subscribe
Notify of

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments